Hay una frase hecha que dice que “cuando enseñas, aprendes” y bien verdad que es… no hay ninguna forma mejor de repasar tus propios conocimientos que transmitirlos porque al hacerlo tienes que ordenar lo que sabes y presentarlo de forma que se entienda.

Aprendes cuando enseñas y también aprendes cuando ya has terminado de enseñar, porque al observar como tu alumno ha asimilado los conceptos que has metido en él comprendes si has hecho bien tu parte o no…

y justo por eso me encanta preguntar directamente a mis alumnos, que ellos me cuenten cómo ha sido su experiencia: si se han cumplido sus expectativas, que les ha gustado y que no, que cambiarían, que dejarían. Al final de alguna forma les pido que me ayuden a aprender como ayudar mejor a la gente que vendrá en el futuro…

… Y eso es lo que te traigo hoy.Jose y Eva opinan sobre el adiestramiento de su perro Yaco. Ellos hablan y yo aprendo.

Espero que te sirva como me ha servido a mí.

Artículos relacionados: